LOS DÍAS DE LA NIEVE. Blanco sobre blanco.

Una costurera remata los últimos pespuntes de un traje que le han encargado. Mientras, habla con la persona que espera el encargo  en su taller, una mujer, y le va desgranando a esta, una desconocida, su vida.

Esta podría ser la sinopsis de la obra «Los días de la nieve», del autor Alberto Conejero que hemos podido ver en el Teatro del Barrio , interpretada por Rosario Pardo y bajo la dirección de  Chema del Barco.

La costurera no es cualquier costurera y hete ahí la particularidad y atractivo de la pieza. Se trata de la figura de Josefina Manresa, la que fue esposa del poeta Miguel Hernández.

Entendemos que la escritura de Conejero en esta obra es subsidiaria del libro que Josefina Manresa publicó en vida, titulado «Recuerdos de la viuda de Miguel Hernández». La labor de escritor ha sido la de recabar información en esa biografía para construir una trama con maneras costumbristas, en forma de monólogo poetizado, marca ya de la casa.

Losdias5.jpg

La historia es un desgranar memorias extraídas del libro de Manresa. Memorias cosidas con una Singer, retales hilvanados para confeccionar este patronaje que se hace entrañable, inocuo, sencillo. Si algo tiene Alberto Conejero es el don de la escritura. El trabajo de escritura, aquí, va mucho más allá de un corta y pega del libro que ediciones la Torre publicó en 1980. El autor entiende que está ante una tarea de cribaje: qué contar, qué elegir narrar, qué destacar y qué desechar. Es como la tarea de elegir qué estrellas pintar de una constelación. Acierta completamente cuando mezcla esa coloquialidad que de per se tiene ya el libro de Manresa con su agudo sentido de lo poético. No es audacia. Es trabajo de buen escritor.

Reconocemos que mucho está tomado literalmente del libro que publicó en su día Josefina, pero también somos conscientes del ensanchamiento que Conejero otorga al texto al insuflarle un entramado tan mesmerizante, tan apegado a lo telúrico y a lo mágico al mismo tiempo. Cuando hablamos de marca de la casa, nos estamos refiriendo a un estilo ya inconfundible en la escritura de un autor. Conejero lo posee. No hay puntada sin hilo, sentencia sin conciencia. Para vertebrar esta trama, en apariencia tan sencilla, hay que hacer un trabajo de documentación preciso. Nos lo podemos imaginar, como un sastre, con los alfileres en la boca, transitando por ese territorio de la imaginería que ha de poner el broche al conjunto.

Deteniéndonos en la historia, el lenguaje es protagonista. Seña identitaria. Palabras que suenan siempre bien ubicadas, bien elegidas. Conejero escribe en clave de verso asonante, en clave de nana disimulada en la oratoria de una costurera. Un monólogo, a medio camino entre el homenaje y la gratificante elegía, para relatar una vida, para bordar y contar el poso del tiempo. Quizá, eso sí, con exceso de pureza. De blanco sobre blanco.

Losdias6.jpg

En escena, Josefina cose, deshilvana e hilvana, recapitula aquellos días en que conoció a Miguel Hernández, aquellos días en que les llegó la guerra, en que tuvieron a su primer hijo; los días del desarraigo de Hernández en prisión, su devoción por el luto antes de estar viuda, su entrega por mantener viva la memoria de Miguel. La narración, que podría fondear en el sufrimiento y el victimismo, salta por encima de todo eso y nos devuelve la mirada, no sabemos hasta qué punto idealizada o no, de una mujer cuya lucha, tras enterrar a su esposo, fue la de recordarlo y celebrarlo.

La elección de la actriz es quizá el punto más fuerte de la pieza. Rosario Pardo se sostiene honrosa, cercana, sufriente, carismática. Su cercanía es su punto fuerte. El papel le va como un guante y nos convence por completo. Tiene en este papel una exigente tarea de contención de su vis cómica y acierta. Su hallazgo: el no forzar, el no impostar en absoluto una naturalidad, una franqueza que parecen brotar de un lugar propio, repleto de pureza.

Quizá le sobre al texto un poco menos de tibieza o de quijotismo, y le falte algo más de fiereza, de revulsivo. Esto hace que el personaje se mueva en una mecánica muy lineal, sin exabruptos, sin sobresaltos; siempre próximo al territorio de la emotividad calculada y bien pensante. Nos hubiese gustado una Josefina mucho más punzante y arrebatada, capaz de despacharse con más tesón frente a la congoja y frente a los traidores que pasaron por su vida y la de Miguel Hernández. Comprendemos que eso exigiría una maniobra diferente de construcción de la pieza que, con arreglo al funcionamiento elegido, es coherente: una poetización del dolor y del sufrimiento que los pule, los anestesia. Solo cuando Manresa se refiere a su hijo muerto vislumbramos la piedra pómez que puede ser el lenguaje. Las finas cuchillas que pueden cortar la piel con un roce. La tuberculosis de la que murió Miguel, sus días terribles en prisión, la maldita dictadura, el peaje pagado por elegir un bando, los amigos que desaparecen de  su entorno, los abandonos, el hambre. ¿Es posible pulir estas capas de aristas? Sí, lo es. Que sea conveniente es ya harina de otro costal.

Losdias2.jpg

«Tristes armas si no son las palabras», decía Miguel Hernández. O aquello de «Que mi voz suba a los montes y baje a la tierra y truene, eso pide mi garganta, desde ahora y desde siempre».

Para nosotros, «Los días de la nieve» ofrece un sincero homenaje a la figura del poeta a través de la voz de su viuda. Una elección de actriz protagonista intachable y una buena dirección. Sin embargo, echamos en falta el sonido del trueno. Un ir más allá del blanco sobre blanco.  A nosotros, la palabra elegida aquí, nos ha sonado, en buena parte, a arma de fogueo.

LOS DÍAS DE LA NIEVE

Se subirán a este caballo: Quienes busquen una historia sencilla y bien contada junto a una interpretación a la altura.

Se bajarán de este caballo: Quienes esperen un lenguaje capaz de ir más allá del blanco sobre blanco y de las balas de fogueo costumbrista.

 

PUNTUACIÓN: 3 CABALLOS

***

Autor: Alberto Conejero

Director: Chema del Barco

Intérprete: Rosario Pardo

Ayudante de Dirección: Juan Vinuesa

Diseño Vestuario: Pier Paolo Álvaro

Diseño gráfico y Fotografía: Javier Mantrana

Producción Audiovisual: JK un sinvivir

Comunicación: Carolina Pérez

Distribución: Clara Pérez – 619189284

www.losdiasdelanieve.com

 

Reseña de @EfejotaSuarez

1.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s