FELICIDAD. Honestidad exacerbada

Hay un experimento que, según dicen, nos permite pronosticar si una relación se ha terminado o va camino de ello, de agotarse. Es el siguiente:

Imaginemos que podemos hacer un viaje en el tiempo hacia el hogar de nuestro futuro. Podemos ver nuestra casa del futuro, la decoración, escuchar música o ver un libro que nos evoque buenos momentos, fotos de nuestros seres queridos y recuerdos de los viejos tiempos y, ahora, observemos quién nos acompaña… ¿Tenemos al lado a nuestra pareja? Si la respuesta de esta imaginación guiada es «no», entonces podemos vaticinar que nuestra relación va por mal camino.

Contamos esto porque en «Felicidad», obra que se ha podido ver en la Sala Mirador de Madrid, asistimos al más que probable agotamiento y desgaste de dos relaciones de pareja. La sinopsis de «Felicidad» podría ser la siguiente: dos hermanos, que hace años que no se ven, viajan a Lisboa con sus respectivas parejas, para encontrarse en un viaje que ha sido más fruto de la casualidad que de la necesidad de verse y, en ese encuentro, nos percatamos de cuánto y cómo de desdichadas son sus vidas.

En esta pieza teatral de cuatro personajes, prevalece el trabajo actoral. Un trabajo de interpretaciones honestas en torno a un texto con más pliegues de aspectos tácitos que explícitos. La obra es un acercamiento al mundo de la incomunicación en el territorio de las relaciones humanas, y de las relaciones de pareja en particular: dos parejas que probablemente responderían que «no» al ejercicio que se ha descrito al comienzo.

1504603836_958132_1504604700_noticia_normal.jpg

En «Felicidad»  se pretende hablar de la incomunicación humana,  de los conflictos que surgen alrededor de los equívocos, de los dobles mensajes, de lo que se dice y al mismo tiempo no se dice. Se pretende hablar, quizá, también de una de esas  «técnicas del arte de vivir», que decía Freud: el amor. Paradójicamente, es en el amor donde se encuentra la fuente de la felicidad pero también su reverso, la infelicidad. Hasta aquí, todo en orden.

No obstante, suceden varias cosas en la obra que creemos convenientes señalar. Por un lado, tenemos un ejercicio de honestidad que involucra al texto y a las interpretaciones. Cuando hablamos de honestidad nos estamos refiriendo a un vaciado importante de la sobrecarga estética, de la economía de lenguaje, de los propios medios escénicos y de las interpretaciones.

Una honestidad en forma de modestia que, debemos señalarlo, arroja aquí la función hacia un atolladero. Comprendemos la intención del texto al crear unas conversaciones deliberadamente triviales y es legítimo como recurso narratúrgico pero el riesgo que se corre es elevado. En este caso, el texto queda completamente huérfano de lenguaje poético, de trascendencia, de imágenes evocadoras que posibiliten una emoción o una visión metafórica e incluso resta en términos dramáticos.

Todo el lenguaje está utilizado como el que podría emplear cualquier pareja media, de acuerdo y, sin embargo, he ahí su talón de Aquiles al entrar de lleno en el territorio de lo prosaico y del tedio. Todo nos recuerda a una improvisación, lo que podría suponer un acierto pero, en este caso, acaba por mutar en pura veleidad.

Dadas estas coordenadas, la obra solo puede avanzar hacia donde avanza, más o menos sigilosa, pero inexorablemente: a la representación hipernaturalista de dos parejas que muy fácilmente olvidaremos al salir de la sala.

Conversaciones sobre fútbol, sobre el trabajo, sobre el paso del tiempo, sobre la maternidad, sobre la educación de los hijos, sobre el deseo, la pasión, la intimidad, etcétera, pero conversaciones todas ellas pasadas por el tamiz de una exacerbada coloquialidad que acaba resultando en relato carente de gradaciones, de tonalidades.

felicidad2.jpg

Debemos señalar, también, que nos sorprende, y mucho, el final: acaba por confundirnos al intuir, en ciertas partes del texto, un discurso aparentemente feminista. Nos sorprende, pues, el mensaje final de una felicidad impostada que los protagonistas, a lo largo de la obra, parecían querer desterrar de sus vidas. Se nos hace extraña esa idea prefabricada de felicidad con la que concluye la pieza: con hijos/hijas rubios y de ojos azules, con amplias sonrisas y que huele a parábola traicionera. (A no ser que se trate de un artificio deliberado, que no pudimos descubrir como tal).

Queremos quedarnos con la buena intención de la obra, con el intento por destapar las  fragilidades de dos parejas, sus incoherencias, sus medias verdades; un intento, más o menos atinado, por hablar y explorar en torno a lo divino y lo humano de las relaciones.  Con todo, si la felicidad es también aprender a sublimar, creemos que a esta pieza le ha faltado precisamente eso: su parte sublime.

FELICIDAD

Se subirán a este caballo: quienes deseen un teatro sencillo y muy apegado a la coloquialidad.

Se bajarán de este caballo: Quienes busquen altura poética y una dramaturgia más apegada a lo trascendente.

PUNTUACIÓN: 2 CABALLOS

Ficha Artística:

Texto: Homero Rodríguez Soriano, Cristina Rojas y la aportación de las improvisaciones de Raquel Mirón, Enrique Asenjo, Homero Rodríguez y Cristina Rojas 
Dirección: Cristina Rojas

Reparto: Raquel Mirón, Enrique Asenjo, Homero Rodríguez Soriano, Cristina Rojas y la participación de los niños: Miguel Martín y Carlota Rodríguez
Ayudante de dirección: Raquel Mirón
Coreografías: Ana Barcia
Vídeos: Gema Segura, Ana Rodríguez, Rebeca Mayorga y Delia Márquez
Escenografía: Lúa Testa
Vestuario: Cristina Rojas
Diseño de iluminación: Ana Rodríguez Aguilar
Música: Ernesto Aurignac, Joan Chamorro & Andrea Motis BigBand, Aljeromic, Radiohead
Diseño gráfico e ilustración: Omar Janaan
Fotografías: David Sagasta
Comunicación: Gran Vía Comunicación
Distribución: Nuevos Planes Distribución
Producción: tenemos gato

Reseña de @EfeJotaSuarez

1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s